Cineteca Nacional
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en YouTube Síguenos en Instagram Escuchanos en Spotify

Del 21 de diciembre al 2 de enero: Retrospectiva Hayao Miyazaki

[Archivo Histórico]

Una selección de 25 obras del maestro japonés más famoso de la animación

Jueves 23 de diciembre de 2010

Hasta antes del siglo XXI, el poderío del cine de animación occidental (entiéndase estadounidense, con las producciones de los estudios Disney al frente) era casi absoluto. Durante más de medio siglo los referentes y la forma de entender el cine de animación para todo el mundo fueron diseñados y dosificados prácticamente por diversos estudios afincados en Estados Unidos.

Hasta entonces, prácticamente la creencia era que el cine de animación era para contar únicamente historias infantiles o que involucraran a todos los públicos, con mensajes bien intencionados y, preferentemente, con animales antropomorfos como protagonistas de tareas que no les competen.
Sin embargo y afortunadamente, fue en las postrimerías del siglo XX cuando conceptos e ideas provenientes de Oriente develaron cánones y búsquedas, tanto formales como discursivas, que habían permanecido de cierta forma desconocidas para Occidente.

Hayao Miyazaki ha sido una de las piezas fundamentales en la reestructuración del concepto de cine de animación en el último par de décadas. Con preparación profesional en Economía y Ciencia Política, Miyazaki reforzó así su pasión por el dibujo y la animación con una carga social y pacifista que le permitió continuar con la transformación de la animación japonesa, que años atrás Osamu Tezuka había comenzado ya a construir a través de su intensa obra en manga y anime (Astro Boy, Kimba, Black Jack).

Desde sus primeros esfuerzos para estudios como Toei y Zuiyô Enterprise, Miyazaki mostró una preocupación distinta en el cine de animación, pues se involucró tanto en las cuestiones de los derechos laborales de los trabajadores como en el nivel narrativo de las producciones. Durante los años 60 y 70 del pasado siglo trabajó en proyectos ajenos que le enseñaron todos los procesos y niveles del medio de la animación, e igualmente le revelaron la imposibilidad de alcanzar la libertad creativa dentro de ese ambiente.

Es en 1984, tras el éxito del segundo largometraje que dirige: Nausicaä. Guerreros del viento, que funda el Studio Ghibli, junto a Isao Takahata (antiguo colega), y a través del cual no sólo realizará su obra, sino la de otros colegas y, con ello, transforma el panorama de la animación a nivel mundial. Festivales de cine como el de Berlín y certámenes tan populares como la entrega del Óscar por parte de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de los Estados Unidos, han reconocido la labor y el genio de este autor que ha permitido nivelar la importancia de sobresalientes filmes de animación a la altura de sobresalientes filmes de acción real.

Através de los 10 filmes que conforman esta retrospectiva a Hayao Miyazaki (y los cuales también podrán verse en su versión doblada al español en las matinés del fin de semana del programa Cinemundi), nunca vistos la mayoría de ellos en las pantallas de cine nacionales, podremos ver por igual la fuerza de un medio libre y de un gran autor.


Consultar aquí la programación completa del ciclo    
                                                                                      

                                                                                            Mauricio Matamoros Durán
                                                                                            Cineteca Nacional